Lo que comemos influye en nuestra salud visual

Aunque parezca mentira y seguro que muchos no lo sabéis nuestra nutrición influye, y mucho, en nuestra salud visual. A través de diferentes estudios se ha comprobado que el déficit de ciertos nutrientes puede provocar algunas enfermedades oculares.

Tal y como explica el doctor Llovet, “llevar una alimentación equilibrada, seguir hábitos de vida saludable y hacer ejercicio con frecuencia ayuda a prevenir patologías que pueden desencadenar enfermedades oculares y, con frecuencia la adopción de estos hábitos saludables de vida no los asociamos el cuidado de la visión”.

Lo que comemos influye directamente en nuestra salud visual

Algunos de los nutrientes que a través de estos estudios se han determinado como importantes son: la vitamina A, las vitaminas del grupo B, omega 3 y selenio. Incorporando a nuestra dieta alimentos que contengan estos nutrientes nos estamos cuidando nuestra salud visual a diario.

A continuación vamos a entrar un poco más en detalle en las características de estos nutrientes y los beneficios que tienen para nuestra salud.

La vitamina A la podemos encontrar en frutas y vegetales y destacan sus propiedades antioxidantes y sobretodo se caracteriza por proteger a nuestras células contra el envejecimiento prematuro de las mismas. Algunas consecuencias del déficit de la vitamina A pueden ser la fatiga visual, sequedad ocular o la ceguera nocturna.

En la carne, el pescado, el marisco, los huevos, algunos cereales y algunas verduras de hoja verde es donde se encuentran las vitaminas del grupo B. Estos nutrientes son imprescindibles para prevenir enfermedades degenerativas de los ojos, la aparición de fotofobia, la inflamación ocular y ayudar al funcionamiento de los músculos oculares.

Buena alimentación y revisiones periódicas, marcan la diferencia

El famoso omega 3 del que tanto hemos oído hablar sobretodo está presente en pescados azules y frutos secos. Su propiedad principal es la de proteger la salud arterial y consecuentemente evitar posibles inflamaciones. En cuanto a nuestra salud visual, ayuda a luchar contra la degeneración macular asociada a la edad, sequedad ocular y también fortalece nuestra retina.

Para terminar vamos a hablar seguramente del menos conocido de todos, el selenio. Es un mineral que se encuentra en pescados, mariscos, semillas y frutos secos que favorece el sistema inmunológico. Es imprescindible para cuidar la agudeza visual y previene la posible aparición de cataratas.

Y como no podía ser de otra manera, todos estos cuidados nutricionales deben ir acompañados por nuestras revisiones periódicas. De esta manera nuestra salud visual se verá reforzada y las posibilidades de sufrir alguna dolencia se minimizan sustancialmente.

Las consultas en atención primaria vuelven al nivel de antes de la pandemia

Desde hace semanas que la situación sanitaria en nuestro país parece que ha cogido la dirección correcta y todo empieza a normalizarse. Un sector de los que lo están notando es la atención primaria en relación con problemas en la vista.  Estas consultas han vuelto a niveles anteriores a la pandemia desde hace semanas.

Esta información ha sido expuesta por los expertos en el Seminario digital ‘Oftalmología en Atención Primaria’, celebrado por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) en colaboración con el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV).

La atención primaria es imprescindible para minimizar los daños a largo plazo

Según las declaraciones del médico de Familia y coordinador del Grupo de trabajo de Oftalmología de SEMERGEN, el doctor José María de Dios Hernández, durante los primeros meses de pandemia, la gran mayoría de las consultas que no estuvieran relacionadas con el COVID dejaron de hacerse. Lógicamente que el ritmo de estas consultas esté regresando a la normalidad es una muy buena noticia. Pero no podemos olvidarnos de los meses en los que nos hemos dejado de cuidar como deberíamos y las consecuencias que esto puede traer.

Con el paso de las primeras semanas, al conocerse que el COVID podía presentar síntomas en nuestros ojos hubo un pequeño repunte en las consultas relacionadas con el virus.

La preocupación de los profesionales derivada de esta falta de consultas en atención primaria son las posibles consecuencias por desatender las dolencias de la gente. Seguramente la mayoría de las consultas puedan ser problemas puntuales, pero muchas otras pueden ser problemas serios o crónicos. Es aquí donde la falta de atención primaria puede acarrear consecuencias graves a largo plazo e incluso de por vida.

No dejemos de cuidarnos y de acudir a nuestras revisiones periódicas

Todos los profesionales han hecho especial hincapié en cómo mínimo hacerse una revisión al año de la vista. Lógicamente al notar cualquier problema de visión acudir al especialista, cumpliendo todas las medidas sanitarias, pero no demorarlo. Una pronta actuación en según qué casos puede marcar la diferencia entre una enfermedad para siempre o un pequeño susto que olvidamos en pocos días.

Debido a las condiciones excepcionales vividas en este año de pandemia, los profesionales han detectado el incremento de ciertas dolencias en la atención primaria. Por ejemplo se ha visto el aumento de casos de orzuelos y ojos secos, debido al mal uso de las mascarillas si las tenemos puestas durante mucho tiempo. Además de otros problemas derivados por el uso abusivo de pantallas digitales, como puede ser la aparición o el aumento de la miopía.

Como conclusión debemos estar contentos con el dato inicial de que las consultas en atención primaria se están normalizando. Pero sin dejar nunca de lado los consejos de los expertos, de no olvidarnos nuestra salud visual y hacernos una revisión anual para evitar males mayores.

Consejos para escoger tus gafas de sol este verano

Ahora que parece que la crisis sanitaria empieza a estar más controlada y la llegada de los días soleados, nos obligan a protegernos en esta etapa del año con unas buenas gafas de sol. En este artículo vamos a intentar ayudaros para hacer una buena elección.

La llegada del buen tiempo nos invita a todos a salir a la calle, que junto con las buenas perspectivas sanitarias, hace que las ganas se multipliquen. Por fin podemos desempolvar nuestras gafas de sol o estamos preparados para comprarnos unas nuevas de cara al verano.

Aunque parezca una decisión totalmente trivial, tenemos que tener muy claro que no lo es. Debemos saber cuáles son las mejores para cada persona y cada caso, no sólo vale con que nuestras gafas de sol nos queden bien y sean bonitas. Hay que tener en cuenta varios factores y sobretodo no escatimar en materiales de poca calidad.

Gafas de sol, una decisión no tan fácil de tomar en verano

Una gorra y una crema solar adecuadas son los accesorios idóneos para disfrutar del sol con toda tranquilidad. Ahora bien, no nos podemos olvidar de las reinas del verano, las gafas de sol, complemento que debemos saber elegir no sólo por su belleza sino también por sus materiales y la protección que nos ofrece de cara a los rayos UVA. Algunas de las variables que los expertos nos aconsejan tener en cuenta, según recogen en The Conversation son:

Cuidado con los Rayos UVA, el enemigo invisible

Los rayos UVA son indudablemente beneficiosos para la salud. Muchos estudios afirman que una persona debe exponerse entre 20 y 30 minutos de sol tres veces en semana, entre otras cosas, para mantener unos niveles de vitamina D óptimos. Ahora bien, como todos sabemos nada en exceso es bueno ni mucho menos en temas de salud. Los rayos UVA pueden provocar quemaduras si nos excedemos demasiado en el tiempo tomando el sol. En cuanto a los ojos se refiere, pueden afectar con problemas como fotoqueratitis, pterigium o cataratas.

Que el color del cielo no nos engañe

Normalmente relacionamos el uso de las gafas de sol con días calurosos y soleados. Lo que no solemos saber, es que los rayos UVA también nos llegan en cantidades potencialmente dañinas en los días nublados. Por lo que estos días también debemos usar nuestras gafas de sol como si las nubes no estuvieran.

Un dato curioso y que hace patente este dato, es la importancia de usar unas buenas gafas de sol cuando practicamos deportes de invierno. La nieve refleja la luz del sol y sus efectos son incluso peores que si lo hiciera de forma directa.

Otro consejo rápido y directo es que debemos olvidarnos de imitaciones. Casi todos en algún momento hemos visto algún modelo de una marcar que nos ha vuelto locos y que hemos deseado por encima de todo. Pero esto no debe pasar por encima de nuestra salud ocular, las imitaciones no cumplen con los mínimos establecidos por las autoridades sanitarias ni por asomo. No nos juguemos nuestra vista por una moda o un capricho.

La clave está en los filtros

Un buen filtro en nuestras gafas de sol es la clave para salvaguardar nuestra salud ocular. Los filtros pueden dividirse en función de los colores: verde para hipermétropes, marrón que aumenta el contraste y es perfecto para miopes, gris que es el que mejor para los colores naturales y otros como el amarillo y naranja para para condiciones de baja luminosidad.

 

¿Qué es el nevus de Ota?

Seguramente la mayoría de vosotros no sepáis lo que es y nunca hayáis oído hablar de el nevus de Ota. Se trata de una enfermedad cutánea y ocular que provoca una hiperpigmentación en parte de la cara y el ojo.

Siendo sincero mi primer contacto con el nevus de Ota fue pura casualidad y fruto de mi curiosidad. Algunas tardes veía la serie norteamericana “NCIS: Los Ángeles” en la que aparece como coprotagonista la actriz Daniela Ruah. Casi desde el primer momento yo veía algo extraño en su ojo, me parecía que lo tenía muy oscuro pero dudaba si era su color de ojos o era alguna otra cosa.

Al segundo o tercer día de ver un capítulo de esta serie la curiosidad me pudo y fui directo a “San Google”. Todos sabemos que lo sabe todo y así fue, simplemente al poner el nombre de la actriz, Google ya me completó la búsqueda. Y comprobé al instante que no era el único que se había percatado de este hecho. Por fin salí de dudas y comprobé que lo que yo veía como algo “raro” en el ojo de Daniela Ruah es el nevus de Ota y claro no podía quedarme ahí y me puse a investigar un poco más.

Hasta 1939 no se le pone nombre al nevus de Ota

La primera vez que se menciona esta enfermedad es en 1939 y fue a cargo de Masao Ota, quien da nombre a esta dolencia. Normalmente es de nacimiento, aunque en algunos casos se desarrolla durante la infancia. Además suele ser más frecuente en mujeres y de origen asiático, aunque existen excepciones. En casos de mujeres caucásicas se hace un seguimiento dermatológico. Aunque es benigno, en muy contadas ocasiones puede aparecer un melanoma dentro de la lesión. La mancha que provoca esta lesión sigue el trayecto del nervio trigémino, provocando estas manchas de color azulado, negro o grisáceo. Pero cada caso es diferente y las dimensiones y localización de las manchas de cada caso pueden variar.

Se puede presentar de 3 maneras distintas:

Existen tres maneras diferentes en las que puede aparecer el nevus de Ota:

  • Melanocitosis dérmica: sólo afecta a la piel.
  • Melanocitosis ocular: sólo afecta al ojo.
  • Melanocitosis oculodérmica de Ota: Afecta a la piel y al ojo (es la más frecuente)

No requiere ningún tratamiento, ya que no tiene ninguna consecuencia en la salud de quien lo padece, salvo contadas excepciones. El único tratamiento que puede hacerse es a nivel estético y eso ya depende de cada uno y de cada caso concreto.

Así que si llegáis a conocer algún caso algún día no os preocupéis en exceso, como todo lo relacionado con la salud debe llevar un control por parte de los especialistas, pero no suele ser una dolencia grave.

La córnea humana podría ser inmune al SARS-CoV-2

Hace pocas semanas que se ha descubierto la primera parte del cuerpo humano que parece inmune al SARS-CoV-2. A través de varios estudios se han detectado indicios de que la córnea humana puede ser inmune al virus.

Este último año ha sido seguramente el más extraño de nuestras vidas y uno que nunca querríamos haber vivido. Una pandemia global como sacada de una película nos ha cambiado nuestras vidas para siempre. Pero no todo tienen que ser malas noticias, el descubrimiento de que la córnea humana puede ser inmune al SARS-CoV-2 abre nuevas vías de investigación muy prometedoras.

La córnea humana puede ser inmune al SARS-CoV-2

Durante el pasado mes de noviembre se hizo público un estudio de la Universidad de Washington en el que avanzaban esta información. Aunque también es igual de cierto que fueron muy cautos en sus afirmaciones. Según el microbiólogo Jonathan J. Miner no pueden asegurar que el 100% de las córneas sean inmunes, lo que sí puede asegurar es que todos los donantes con los que ellos han trabajado lo han sido. Son datos muy prometedores y que invitan al optimismo de cara al futuro de posibles tratamientos contra el SARS-CoV-2.

Todo se inicia porque en estudios anteriores se había demostrado como otros virus, como el del Zika, pueden reproducirse en nuestras lágrimas. Los investigadores han querido comprobar el comportamiento de este nuevo coronavirus en el mismo entorno. Se expusieron varios virus a diferentes tejidos oculares para ver su crecimiento y si podían replicarse.

Con estos ensayos, tal y como explica el oftalmólogo Rajendra S. Apte, encontraron sustancias que son capaces de inhibir al nuevo coronavirus. Una de las sustancias es el interferón lambda, el cual impide el crecimiento el Zika y el herpes simple en la córnea. Con el SARS-CoV-2 todavía no se ha demostrado su eficiencia, pero según las palabras de los investigadores podrían descubrir resultados positivos siguiendo esta línea.

“Nuestros datos sugieren que el nuevo coronavirus no parece poder penetrar en la córnea, si bien es demasiado pronto para descartar la importancia de la protección ocular. Necesitamos estudios clínicos más amplios para ayudarnos a comprender mejor todas las rutas potenciales de transmisión del SARS-CoV-2, incluido el ojo”.

“Píntalo todo de negro cuando busques una luz.” La M.O.D.A

En menos de un año los diferentes estudios sobre el SARS-CoV-2 son innumerables, este es sólo uno de tantos pero que arroja cierto optimismo de cara al futuro. Aunque debemos tener claro que no será en un futuro inmediato. Dentro de este año tan oscuro tenemos que buscar las noticias que nos dan esperanza y saber que el final del túnel está cada vez más cerca.

Algunos ejercicios para la vista y que nos ayudarán en nuestro día a día

Como es de imaginar los ejercicios para la vista no van a curar ninguna dolencia o enfermedad ocular. Pero sí que pueden prevenirlas, ralentizarlas o en algunos casos disminuir sus efectos.

Siguiendo los consejos de profesionales con algunos ejercicios para la vista podemos adquirir ciertos hábitos o capacidades que ayuden a nuestros ojos. Nuestras costumbres han cambiado mucho en las últimas décadas y podríamos decir que nuestros ojos han sido de los que más lo han notado. Tantas pantallas, pero sobretodo tantas horas delante de ellas, han cambiado el nivel de exigencia que le pedimos a nuestra vista.

Por eso con este post queremos poner nuestro granito de arena con algunos ejercicios para la vista que nos pueden ayudar a todos. Todos ellos son muy sencillos y aunque parezca mentira funcionan.

Descansar la vista, así de fácil

El primero de todos seguramente no sea nuevo para muchos, aunque por ello no significa que lo practiquemos debidamente. Es simplemente descansar la vista de las pantallas durante 5-10 minutos cada hora aproximadamente. Levantándonos al baño, hacernos un café o una infusión… Y durante el descanso podemos aprovechar para apoyar nuestras palmas de las manos en los ojos, así aliviamos la tensión ocular.

Vista al frente y mira lejos

El segundo va ligado al descansar la vista, pero esta vez es levantar la vista estando sentados y mirar al frente al punto más lejano que podamos. Esto relaja la vista y al igual que con el primer ejercicio relaja el nervio ocular.

Ejercicio contra la vista cansada

Puede que este sea uno de los más peculiares, pero es igual de efectivo. En el momento que empecemos a sentir la vista cansada debemos mirar al sol con los ojos cerrados y mover la cabeza en todas las direcciones (arriba, abajo, derecha e izquierda) durante un par de minutos. Cuidado si estamos en verano, no te olvides de refrescarte después la cara.

El parpadeo también ayuda

Aunque parezca mentira el parpadeo también es un ejercicio que nos puede ayudar. Cuando estamos frente a las pantallas el tiempo entre parpadeos aumenta y consecuentemente la sequedad en nuestros ojos.

El ejercicio consiste en cerrar los ojos fuerte durante 3 segundos y abrirlos. Repetirlo 5 veces y siempre apartando nuestra vista de la pantalla.

Los ojos también se ejercitan con el movimiento

Al igual que con nuestros cuerpos, podemos hacer ejercicios para la vista moviendo nuestros ojos. La mayoría del tiempo centramos nuestra vista en un punto frontal, por eso mover los ojos de lado a lado 3 o 4 veces seguidas ejercita el nervio óptico. Y si queremos fortalecer aun más la musculatura del globo ocular podemos mover los ojos en forma de círculo.

Ejercicio de enfoque

A lo largo del día el ojo humano cambia de enfoque infinidad de veces y hacer esto de manera controlada puede ayudarnos.

El ejercicio consiste en colocar nuestro dedo índice delante del ojo a la distancia de nuestro codo más o menos. El índice izquierdo 15 centímetro por detrás y durante un minuto ir variando nuestro enfoque de un dedo al otro.

Ejercicio para quienes tienen astigmatismo

Para aquellos que padecen astigmatismo tienen que coger un libro, ponerse a leer y parpadear todas las veces que le sea posible. Escoger un objeto cualquiera y ponerlo al lado. A cada párrafo que se termine de leer mirar el objeto, repetirlo hasta que notemos los ojos fatigados. Aunque parezca mentira ayuda a liberar la tensión y la presión producida por el astigmatismo.

Sabemos que hay muchos más ejercicios para la vista, estos son sólo algunos. Algunos nos sentiremos cómodos con unos y no con otros, pero lo importante es ser conscientes de que debemos cuidar nuestra vista y tenemos las herramientas necesarias para ello.