envíos gratuitos en pedidos superiores a 50€ | 619 227 368 Whatsapp

envios gratuitos 24/48 horas +50€

Cuidado con el aire acondicionado en verano

12 de julio de 2021

Para muchos de nosotros el aire acondicionado casi podría decirse que nos salva la vida en ciertos momentos del verano. Pero aunque sea uno de nuestros mejores aliados frente al calor, debemos tomar ciertas precauciones de cara a cuidar nuestros ojos.

¿Cómo afecta el aire acondicionado a nuestros ojos?

Además de refrescar el ambiente y hacernos más llevaderas las altas temperaturas veraniegas, el aire acondicionado produce ambientes más secos. Esto hace que la fina capa lagrimal que recubre y protege nuestros ojos se evapore con más rapidez. Esta fina película está compuesta por diferentes sustancias y tienen la función de hidratar, proteger, nutrir y limpiar nuestros ojos. Como es normal, cualquier cambio en esta capa protectora influirá en nuestra visión y nuestra salud ocular.

El caso más común cuando nos excedemos en el uso del aire acondicionado o sobreexponemos a él es el conocido como “síndrome del ojo seco”, del cual hablamos hace poco en nuestro Blog. Para reconocer este síndrome os indicamos cual puede ser su sintomatología:

  • Irritación.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Dificultad al leer.
  • Sensación de quemazón.
  • Sensación de arenilla (provocada por el roce del párpado con el ojo en ausencia de la película lagrimal).
  • Fatiga ocular o vista cansada.

 

No a todo el mundo le afecta por igual el aire acondicionado

A pesar de que el efecto del aire acondicionado en los ojos es el mismo, ya que viene provocado por un ambiente seco, no a todas las personas nos debe afectar de la misma manera o al mismo nivel. Existen diferentes factores que pueden llegar a influir en la gravedad de cada caso. Algunos de ellos pueden ser:

  • Sufrir ya previamente del síndrome de ojo seco.
  • Ser usuario de lentillas
  • O excedernos en el tiempo de exposición al aire acondicionado

 

Qué hacer para intentar evitar el síndrome de ojo seco

Ahora que ya sabemos un poco el por qué y en qué nos puede afectar el uso del aire acondicionado, vamos con qué debemos hacer para minimizar sus efectos:

  • El más sencillo es el más natural de todos, nuestro propio parpadeo. Parpadear con frecuencia renueva nuestra capa protectora.
  • Intentar pasar el menos tiempo posible en lugares con aire acondicionado.
  • Sabemos que esto no siempre es posible, así que en la medida de lo posible no exponernos directamente el chorro de aire.
  • En el coche dirigir los chorros a nuestro cuerpo y no a la cara.
  • Usar humidificadores para evitar que el ambiente sea demasiado seco

Y como siempre decimos y no nos cansaremos nunca de hacerlo, ante el más mínimo síntoma no dudes en visitar al especialista.

Entradas relacionadas

¿Qué es la miopía?

¿Qué es la miopía?

En UlloaOptico, somos especialistas en frenar la miopía, es más fácil de lo que piensas. Pregúntanos por las diferentes soluciones para su control....

Pros y contras de la luz azul

Pros y contras de la luz azul

Desde hace años que existe un debate entre los que defienden los beneficios de la luz azul y los que no están tan de acuerdo con esa teoría. Hay...