envíos gratuitos en pedidos superiores a 50€ | 619 227 368 Whatsapp

envios gratuitos 24/48 horas +50€

Síndrome del ojo seco y cómo combatirlo

23 de junio de 2021

Con la llegada del calor casi todos buscamos aliviarnos con bebidas frías o estando en lugares con un buen aire acondicionado. Precisamente los aires acondicionados son los que provocan el síndrome del ojo seco, una dolencia más frecuente de lo que pensamos.

El síndrome del ojo seco consiste en la escasez de lágrimas o la disminución de la calidad de las mismas. La escasez se manifiesta cuando abusamos de los aires acondicionados en espacios cerrados. La humedad relativa del ambiente disminuye notablemente con estos aparatos. Nos vienen muy bien para refrescarnos y aliviarnos del calor, pero no nos damos cuenta del descenso en el nivel de humedad.

Además el propio calor afecta también de manera directa provocando el síndrome del ojo seco. Las altas temperaturas producen la evaporación de nuestras lágrimas, incluso más que la propia luz solar. Para ello lo más recomendable es usar unas gafas con un buen filtro UV. Esto hará que no suba tanto la temperatura de nuestros ojos y mantengamos un nivel óptico de lágrimas.

Otro motivo algo menos común pero muy a tener en cuenta para evitar el ojo seco, es el bucear sin gafas. Un contacto continuado con el agua salada puede debilitar el escudo ocular que forma nuestra lágrima. Por eso siempre que se bucee en el mar es imprescindible hacerlo con gafas específicas para ello.

La falta de sueño también puede agravar el síndrome del ojo seco. Aunque parezca mentira nuestros ojos necesitan descansar. Este descanso sirve para regenerar las células que se pierden a lo largo del día. Por eso cuando no dormimos o descansamos bien, a la mañana siguiente despertamos con irritación ocular y los ojos cansados.

Por último y aunque parece que cada vez va quedando menos para el fin de las mascarillas, no podemos dejar de cómo afectan a nuestros ojos. Su utilidad y necesidad está fuera de toda duda, pero también es igual de cierto que el vaho que generamos al usarlas puede perjudicar en la lubricación de nuestros ojos. Aunque parezca todo lo contrario, ese vaho genera sequedad ocular.

Aparte de intentar seguir en la medida de lo posible todos estos consejos, el remedio suele ser el uso de lágrima artificial para hidratar nuestros ojos. Pero como siempre decimos, lo primero y lo más aconsejable es antes de nada acudir al especialista para obtener un diagnóstico y tratamiento acertados.

 

Entradas relacionadas

¿Qué es la miopía?

¿Qué es la miopía?

En UlloaOptico, somos especialistas en frenar la miopía, es más fácil de lo que piensas. Pregúntanos por las diferentes soluciones para su control....

Pros y contras de la luz azul

Pros y contras de la luz azul

Desde hace años que existe un debate entre los que defienden los beneficios de la luz azul y los que no están tan de acuerdo con esa teoría. Hay...