¿Qué es el nevus de Ota?

30 de marzo de 2021

Seguramente la mayoría de vosotros no sepáis lo que es y nunca hayáis oído hablar de el nevus de Ota. Se trata de una enfermedad cutánea y ocular que provoca una hiperpigmentación en parte de la cara y el ojo.

Siendo sincero mi primer contacto con el nevus de Ota fue pura casualidad y fruto de mi curiosidad. Algunas tardes veía la serie norteamericana “NCIS: Los Ángeles” en la que aparece como coprotagonista la actriz Daniela Ruah. Casi desde el primer momento yo veía algo extraño en su ojo, me parecía que lo tenía muy oscuro pero dudaba si era su color de ojos o era alguna otra cosa.

Al segundo o tercer día de ver un capítulo de esta serie la curiosidad me pudo y fui directo a “San Google”. Todos sabemos que lo sabe todo y así fue, simplemente al poner el nombre de la actriz, Google ya me completó la búsqueda. Y comprobé al instante que no era el único que se había percatado de este hecho. Por fin salí de dudas y comprobé que lo que yo veía como algo “raro” en el ojo de Daniela Ruah es el nevus de Ota y claro no podía quedarme ahí y me puse a investigar un poco más.

Hasta 1939 no se le pone nombre al nevus de Ota

La primera vez que se menciona esta enfermedad es en 1939 y fue a cargo de Masao Ota, quien da nombre a esta dolencia. Normalmente es de nacimiento, aunque en algunos casos se desarrolla durante la infancia. Además suele ser más frecuente en mujeres y de origen asiático, aunque existen excepciones. En casos de mujeres caucásicas se hace un seguimiento dermatológico. Aunque es benigno, en muy contadas ocasiones puede aparecer un melanoma dentro de la lesión. La mancha que provoca esta lesión sigue el trayecto del nervio trigémino, provocando estas manchas de color azulado, negro o grisáceo. Pero cada caso es diferente y las dimensiones y localización de las manchas de cada caso pueden variar.

Se puede presentar de 3 maneras distintas:

Existen tres maneras diferentes en las que puede aparecer el nevus de Ota:

  • Melanocitosis dérmica: sólo afecta a la piel.
  • Melanocitosis ocular: sólo afecta al ojo.
  • Melanocitosis oculodérmica de Ota: Afecta a la piel y al ojo (es la más frecuente)

No requiere ningún tratamiento, ya que no tiene ninguna consecuencia en la salud de quien lo padece, salvo contadas excepciones. El único tratamiento que puede hacerse es a nivel estético y eso ya depende de cada uno y de cada caso concreto.

Así que si llegáis a conocer algún caso algún día no os preocupéis en exceso, como todo lo relacionado con la salud debe llevar un control por parte de los especialistas, pero no suele ser una dolencia grave.

Entradas relacionadas